CAST / GAL

Corazón partido a cielo abierto
Cristo González, 77, Salamanca

Nunca ayudé a nadie a ser peor de lo que se espera de él, sino todo lo contrario. Me parecía inútil querer cambiar el estado de sus razones y sus fueros, convencido de que el cambio tiene que venir dado a través de otros medios tan poco usuales como el trasplante cardiaco de dolor trenzado por el recambio de corcheas y otras habilidades de la música que llena. Un corazón partido, a cielo abierto, por esa melodía, estructurada en compases, que pueda expandir sus señales por todos los recovecos del alma a través de la armonía y del poema.
Compartir: