CAST / GAL

EL MANIQUÍ QUE SOÑABA.
Maribel, 62, VILLAQUILAMBRE (León)

Sobre su impostor esqueleto los rígidos maniquíes mostraban la vanidad humana.
Sincronía posicional, impasibles al transcurrir de las horas y los días, soportando llamativas ropas y alfileres que laceran su pálido cuerpo.
Llega la noche, las luces muestran peladas cabezas con brillo ceroso, senos que se intuyen bajo la blusa mal abotonada, ojos mirando al vacío.
En el fondo, del maniquí que soñaba una vida más allá del cristal, traje gris, brazo extendido sujetando un abrigo, una lágrima que es pena, resbala, en el suelo se ha perdido...
Compartir: