CAST / GAL

Mariscar en el mar
Estrela do mar, 41, Ares

Nunca imaginé que llegar a una ciudad nueva encontraría una forma de vivir tan bonita, aportándome la energía y el sustento que facilita el mar.
Caminando cada día por el puerto, me fijaba en aquellas grandiosas mujeres que llenaba sus nasas de un gran alimento como es el marisco para poder vivir, entonces pensé si ellas pueden porque no aprender también. Tuve una gran suerte de acercarme a una maravillosa mujer que vi y le pregunté si me podía enseñar. Aquella mujer hizo de mi una gran mariscadora que el mar da de comer.
Compartir: