CAST / GAL

Soñé que soñaba
Una sombrilla en el balcón, 68, Santander

No creí que fuese un sueño. Junto a mi casa, en una calle cercana, se abría un espacio al mar. Desde una alta barandilla vi nadar a muchas personas. Ahí no llegó nunca el mar, dijo mi esposa, está bastante lejos. Desayuné y fui al lugar indicado, ella tenía razón, allí tan solo había un pequeño patio de juego. Di un pequeño salto para sentir el suelo bajo mis pies. No pude nadar, me sentí absorbido hacia el fondo, deseando que todo fuera un sueño.
Compartir: