CAST / GAL

-
Mª Esther, 45, Teo

Se sintió libre, fue dejando huellas a su paso, en una pared, en ese cuaderno tan preciado, en la piel del ser amado, en cartas escritas a familiares lejanos.... Por ese breve, pero intenso espacio de tiempo volvió a ser útil. Y disfrutó. Pronto volverían a cambiarlo por esos nuevos adelantos y olvidado a un rincón del cajón, en un lapicero.. Abandonado. Ansiando volver a ser libre, echando de menos el tacto de esa mano.
Compartir: