CAST / GAL

El monstruo y el hombre
Chaplin, 48, Vigo

En el interior del monstruo, la perturbación del bienestar, acaricia el alma del hombre. El alma de unas lecturas concretas. Algunas tan apasionantes que llegan a conectar, intrínsecamente, con las del propio monstruo. Un monstruo que, al mediodía, observa la belleza de la luz de un nuevo amanecer. Esa que, en manos del hombre, es puro sadismo. Tanto, que no duda en situarla en el horizonte externo. Un horizonte inocuo hacia los gestos escritos, ya que, son el alma de su entidad. Una entidad que, en un final incierto, es el monstruo descubriendo que, en realidad, el hombre es él.
Compartir: