CAST / GAL

Sueño reconfortante
Azul Shantel, 51, Lliça d'Amunt, Barcelona

Tu decías:
—Me necesitan más que nunca, no puedo jubilarme.
Cuidabas de forma infinita de tus pacientes, pero a menudo te olvidabas de ti. Si me hubieras hecho caso, si hubieras sido un poco más egoísta…
Te fuiste con la primera ola y ahora que ya no recuerdo el número de ellas que llevamos y que el virus convive con nosotros, para muchos ya nada volverá a ser igual que antes.
Los días son monótonos, invadidos por tristes recuerdos, espero con ansiedad la noche porque es en sueños cuando vuelvo a verte y mi vida cobra sentido.
Compartir: