CAST / GAL

NIÑEZ
CARMEN, 66, CULLEREDO

Ahora que soy mayor y abuela de unos niños maravillosos he descubierto que yo también fui niña, pero distinta a la generación de ahora. Nosotros pasábamos los días jugando con cualquier cosa y la verdad que éramos muy felices o inocentes. Ahora los niños tienen tantas cosas que no saben a qué atender. Los más pequeños son de una vitalidad muy abierta y muy inteligentes, pero creo que nosotros éramos más felices y apreciábamos más las cosas.
Mi deseo para el futuro de esta generación es que tengan más paz y que la vida les de mucha felicidad.
Compartir: