CAST / GAL

Accidente de laboratorio
José Ángel, 34, Santiago de Compostela

El ruido del martillo ensordece la habitación. Las ollas bullen llenando el ambiente de olores y vapor. Lleva días de lecturas e infructuosos experimentos en una búsqueda incesante tratando de mejorar la vida de su pueblo. Están cercados por orcos, gigantes y humanos y necesitan algo que les proteja.

De pronto sucede una explosión y las ollas se desparraman por el suelo. Solo una de ellas conserva algo de líquido. Al probarlo, nota un rico gusto a miel enmascarado en un sabor ardiente. No era el objetivo pero a veces los descubrimientos suceden por accidente. Esto aprendió el gnomo inventor.
Compartir: