CAST / GAL

mar.pereza@hotmail.com
MAR, 55, La Ramallosa

Abrió los ojos de golpe, y vio que se había dormido.
Se incorporó de un salto, extendió su brazo para acariciarla, pero allí no había nadie.
Fue hacia la cocina, allí tampoco.
Impaciente, llamó, "Anna!!", silencio.
Volvió al cuarto, "Qué está pasando?", se puso unos pantalones y una sudadera, cogió sus llaves y decidió salir, abrió la puerta, y al poner un pie fuera, su corazón se detuvo, ni la calle ni coches, nada, y empezó a chillar con todas sus fuerzas.
De pronto, unos golpes en su hombro, alguien susurraba su nombre "Juan, es una pesadilla, estás soñando ..."
Compartir: