CAST / GAL

Un sueño de 92 años.
Ana, 50, Ávila

Se oyen unos ladridos, el niño salta de la silla y corre al zaguán.
A lo lejos ve a su padre, la noche es fría.
Al llegar junto al muchacho el hombre revuelve su pelo.Luego se quita las albarcas mientras el chico le observa en silencio.Cuando termina el hombre le coge en brazos y entran en la casa.
¡ Señor Juan, despierte, se le enfría el café!.
El anciano despierta sobresaltado y mira contrariado a la cuidadora.Si le hubiese dejado dormir cinco minutos más hoy podría haber cenado con su padre.
Compartir: