CAST / GAL

Estereotipos
Mónika, 46, Cangas del morrazo

Descubrí desde bien pequeñita, que había nacido en un cuerpo equivocado.
Toda mi infancia fué una lucha constante contra mis hormonas.
Mi primer logro fué conseguir un vestido de princesa para mi comunión no de marinerito.
Y resultó ser todo un descubrimiento, ver como mi familia aceptaba mi decisión.
Ese señalado día dejé de ser Uxío, para empezar a descubrir a Xonxa.
Compartir: