CAST / GAL

LO QUE SE ROMPE
XUACO PRIEDE DE MOS, 56, VALLADOLID

Cuando mi abuela falleció, fui encargado por la familia para vaciar su casa. Todo transcurría con normalidad hasta que encontré debajo de su ropa interior una bolsita que contenía unos fragmentos de porcelana. Intrigado, reconstruí el ingenio hasta que cobró forma de tacita de porcelana. Le pregunté a mi padre si sabía qué podría significar aquello. No lo sé, hijo, tonterías de tu abuela. Mucho tiempo después, descifré el enigma. Era la taza de café que aparecía en las fotos de su banquete de boda.
A veces conservamos lo que se rompe para recordar lo que nos falta.
Compartir: