CAST / GAL

Infundiendo
Ana Maria, 52, Mugardos

La maniobra más dificultosa es aterrizar en la realidad. In-fund-ire: Provocar un sentimiento o un estado de ánimo determinado. Infundiendo: 47? 51? Los números eran inciertos. Infundiendo, y el último hálito lo abandonó, tan rápido que la mirada no pudo acumular detalle, el cuerpo paralizado no acumuló sentimientos. El cuerpo sin vida pareció recuperar la respiración un momento. “A veces ocurre así”, replicó la enfermera. Y se quedó a solas. La imagen de despedida sólo le venía a través de algún libro. Pero esto no es ficción, ni un dormirse, ni un sueño sino morirse.
Compartir: