CAST / GAL

-
Esther, 48, Becerreá

De la primavera retrocedí al invierno... de repente todo se hizo grande, mientras, yo me sentía pequeña...
Aquel confinamiento, me reconcilió con la vida... puso en valor lo mucho que tenía... lo felíz que era y lo poco que lo valoraba...
Un paseo a cara descubierta...el aire despeinando mi cabello...la brisa del mar acariciando mi rostro..
un café con los amigos...una charla en corrillo...un abrazo largo como el tiempo que duran las ausencias...un beso que contagie amor...salir de tarde y volver de madrugada... bailar hasta que el cuerpo se rinda...amanecer sin miedo...
Y la vida siguió.... y yo con ella...
Compartir: