CAST / GAL

DESCUBRIENDO LA FLOR DE SU VIDA
Gárgola Silente, 70, Valladolid

Primero perdió los días de la semana; después las estaciones; los años… Fue extraviando su infancia, su juventud, su vida. Y un triste día, perdió a su esposa, que falleció. Triste, sin entender su ausencia, poco después le abandonaron los nombres, adjetivos, verbos, se le fueron todas las palabras… También se quedó sin hijos. ¡Nunca llegaron! A pesar de ansiarlos.
En el otoño de la vida sólo le quedó un nombre, Azucena, era su mujer… Por eso sonríe tanto, cuando la descubre florecer cada primavera en el jardín de la residencia.
Compartir: