CAST / GAL

Y NATURA ME HIZO MADRE
Su, 44, Ponferrada

Aunque mi cuerpo todavía estaba abierto en dos y la muerte acababa de pasar por mi lado supe que todo aquel dolor había merecido la pena cuando la enfermera me dio a mi hijo en brazos, fue cuando por primera vez me sentí realmente madre.
Fue el decubrimiento más hermoso de mi vida, era tan pequeñito que me asustaba cogerlo, puse mi dedo en su mano y apretó con una inusitada fuerza. Sería mío para siempre, un vínculo indisoluble, lo habíamos creado su padre y yo de donde no había ni esperanza de poder tener descendencia.
La Madre Naturaleza triunfó.
Compartir: