CAST / GAL

Alcanzable
Salilla, 48, Guimar

Sali estaba en una etapa de soledad. En uno de esos chats alguien le escribió para practicar ingles. Comenzaron a hablar de todo menos del ingles y dos meses después se prometieron amor. Cada día era un día especial por videollamadas y llamadas de voz. Estaban a grandes distancias y muchas limitaciones para quedar y verse. Los sueños comenzaron a crecer y ahora les sostienen cada día como un motor que no se apaga, al cual le echan combustible de pasión y fe. Pronto se verán y comprobaran que los sueños son sueños o ¿se hacen realidad?
Compartir: