CAST / GAL

Ideas Fugaces
Blanca Lorente Torres, 27, León

En la caverna de una mente no puede decirse que haga frío, pero sí está oscuro. Por eso encendí el Fuego. No esperaba que fuera a crecer tanto. Las meninges prendieron como la yesca, dando paso a una intrincada constelación por encima de mi cabeza. Era a la vez hermoso y aterrador. A mi alrededor, mi mundo cobraba una repentina vida. Las sombras danzaban, incansables, y el Fuego consumía, inagotable.

Grité cuando las llamas me alcanzaron.

Volutas de mí bailotearon libres en el aire. Ascendían como ceniza ardiente, arrastradas por un viento voluble.

Mi existencia fue fugaz, intensa... Libre.
Compartir: