CAST / GAL

Los descubrimientos
Majo, 49, A Coruña

Se sabía hermosa. Su piel, como la de su madre, era más clara que la de los demás esclavos de la plantación. Resbalaba el agua templada por su cuerpo de ébano, arrastrando el perfumado jabón. La primera vez que se bañaba en agua caliente. Entró el amo. Ella intentó cubrirse con la toalla. Él se la arrebató.
Esa noche descubrió todo: lo que significaba la mirada torva y oscura del amo, la del desprecio, ira y celos del ama y la de horror de su madre cuando le anunció que la habían elegido para servir en la Hacienda.
Compartir: