CAST / GAL

Un lugar
Roz, 24, Salamanca

Nunca dependeré de nada ni de nadie, se juraba ella cada mañana al despertar. Pero el día que lo conoció, lo vio por primera vez y sintió todo lo que la transmitía, se dio cuenta que ya no había marcha atrás, siempre iba a depender de ese lugar que le daba paz, serenidad en el alma y en la mente. Aquel sitio que deleitaba su mirada todas las mañanas. Descubrió que nunca se podría ir de allí.
Compartir: