CAST / GAL

PERCANCE
CHARO, 86, A CORUÑA

¡Imbécil!, ¡Inútil! Los insultos vuelan entre los conductores del Skoda y el autobús. Concierto de cláxones. Gestos de impaciencia dentro del autobús. El Skoda roza la rueda delantera mientras su conductora manosea el móvil. El conductor grita: “¡No puedo hacer nada!” ¡Qué se mueva la vieja!”. Quince minutos. Los móviles echan humo. ¡Cielos, el Skoda se mueve! Una mujer: menos de 45 kilos, 1,40 metros y el pelo blanco en un moño, dirige la maniobra. Los curiosos en la calle aplauden. La mujer hace una peineta al conductor del bus, sonríe a la del Skoda, recupera sus bolsas y desaparece.
Compartir: