CAST / GAL

Disociada
Noe, 26, Medina del Campo

Un aura recorrió mi cuerpo con solo cruzar nuestras miradas. El sonido de tu voz, tu olor invadiendo la habitación y la luz tenue que nos dejaba adivinarnos me envolvieron hacia el imán atrayente de tu mirada. No podía evitar acercarme, enterrarme en tu boca y declararme culpable del roce de tus labios con los míos. Me sentí vulnerable, débil, afortunada...

El reloj me recordó la madrugada, y la vela consumida me devolvió a una realidad ceniza y candente. Me dirigí a mi habitación, tan grande, tan fría, tan vacía... Y me fui a soñar.
Compartir: