CAST / GAL

Vida soñada
Aldabe, 43, Hondarribia

Apostado sobre la semilla de un diente de león, propulsado por el suave aliento de un susurro, el joven recluta sobrevoló el «Parque de la Amistad», dejando caer una granada multicolor que tornó el acero salpicado de tristeza en un paraíso de almas fundidas; atravesó la avenida principal de un gueto de papel cenizoso, del que rescató a una joven que no tenía a quién llorar. El apasionado beso de los novios en el altar germinó en el dulce gorjeo de la vida. Acto seguido, las arrugas de su rostro desplegaron una amplia sonrisa y soñó para toda la eternidad.
Compartir: