CAST / GAL

Helena
Sarastro, 61, Vilaboa, A Coruña

La niña dormía y tenía bellos sueños. Su abuela la despertó porque era tarde.
—Levántate, Helena, que ya es hora.
—Sí, abuelita. Estaba soñando con un jardín de plata, fuentes de cristal, lindas flores y Pegaso que volando me llevaba.
Helena se levantó y tomó su desayuno. Se aseó y preguntó:
—¿Por qué tenemos prisa?
La abuela le contestó:
—Porque hemos quedado con la tía Elisa y la prima Gladis para ir a hacer la compra a Gadis.
Helena se puso muy contenta pues siempre que iban le compraban chocolate con almendras.
Compartir: