CAST / GAL

LAS ROSAS DE ELÍAS
Sagrah Rubio, 58, Mera

Llegué a la puerta de “Salidas” del aeropuerto. Reconozco que estaba nervioso por la emoción de darle una sorpresa. Ella creía que ese día me era imposible recogerla y no me esperaba allí. No fue de las primeras en salir de la terminal y mi impaciencia, me generaba una especie de exaltación de felicidad que me hacía levitar. Cuando la vi estaba preciosa.
Pero Dunia sólo tuvo palabras para una chica “desarrapada”, que se abalanzó sobre ella besándola. Ridículamente me agazapé entre la gente sin saber qué hacer con el ramo de rosas.
Compartir: