CAST / GAL

La infancia fue sueño
Mara Vita, 23, Meaño

Tenía tiempo para crecer, tenía tiempo. Y un reloj hace -tic, tac-.
Suena la alarma, de politono: sonidos de mar; empiezo a soñar.
Estoy en lo alto de un castillo, el castillo en el mar. Ni príncipes ni ogros, solo yo y una llave.
Tras la puerta: el mar. Mis ojos en la mirilla y detrás un reloj marcando las 7:05.
Atrás, más atrás una niña bota la pelota, juega y se divierte.
La pelota sale despedida contra mi cara;
la pelota: la vida;
la puerta: la mayoría de edad;
y yo: mayor para cuentos de hadas y soñar.
Compartir: