CAST / GAL

Noche de calor
María, 46, A Coruña

Una noche de verano. Me despierto sofocada y busco bajo mis pies el fresco de la baldosa. Caminar descalza por la habitación me alivia un poco y abro la ventana, apoyándome en el alféizar. El cielo es muy oscuro y el aire no se mueve, podría decirse que se ha solidificado. Me parece distinguir a lo lejos una luz que se va acercando, que viene a buscarme para llevarme a casa, más allá de la vía láctea, en dónde el aire está limpio. Intento alcanzarla una y otra vez pero no lo consigo. Me angustio. Me despierto. Tengo sed.
Compartir: