CAST / GAL

Un destello de esperanza
Álvaro, 28, Alicante

Finalista

En un rincón olvidado de la ciudad, entre asfalto y hormigón, una pequeña flor luchaba por sobrevivir. Sus pétalos se marchitaban, su color se desvanecía... Pero un día, una brisa primaveral la acarició y la despertó del letargo. Lentamente, la flor abrió sus ojos y miró a su alrededor. Vio el cielo azul y sintió el cálido sol en su rostro. Comenzó a crecer y a florecer, regalando sus colores a un mundo sediento de belleza. Así, la pequeña flor se convirtió en un símbolo de esperanza, recordándonos que la naturaleza siempre encuentra un camino. Aunque nos empeñemos en impedírselo.
Compartir: