CAST / GAL

Rumbo a lo inefable.
Aitor FM, 31, Zamora

Ella, muy cansada, abrió los ojos, miró a su alrededor y dentro de ella se prendió una luz que le hacía sentir que no era necesario nada de lo que tenía alrededor salvo el momento.

Volvió a cerrar los ojos y disfruto de su mundo interior, de sus sonidos armónicos que hacia su pelo al golpear en su cara con el aire.

Se dio cuenta que ella era arte y misticismo a partes iguales.

Mutó en algo inefable, que jamás nadie llegará a comprender.

Así entendió que lo realmente importante en la vida no se aprende, se siente.
Compartir: