CAST / GAL

LA PAREJA
CONCHI, 80, A CORUÑA

Estaban en una sala de fiestas unas amigas. Había una orquesta animando la noche; de pronto se les acerca un chico y pregunta: “¿Bailáis?”. Una lo miró de arriba abajo y le dijo: “No sé, no me pareces muy alto. Yo lo soy”. Él Insistió. Fueron a bailar. Eran, más o menos, de la misma estatura. ¡Cómo bailaba de bien! La fue llevando y llevando hasta que se entregó a él sin darse cuenta. ¡Menuda noche mágica que pasaron! A partir de ese momento siguieron viéndose y todo acabó en un hermoso idilio que duró el resto de sus vidas.
Compartir: