CAST / GAL

2050
FLOR GONZÁLEZ, 50, SALAMANCA

-Abuela, hoy tuve un sueño muy extraño: Me hallaba tumbado en un prado florido bajo la frondosa sombra que proyectaba un enorme árbol, que desplegaba sus amorosas ramas a mi alrededor. Tenía mi mirada fija en las agrestes y nevadas montañas que me circundaban, de las cuales brotaba un rumoroso manantial de aguas cristalinas. En ellas, podia admirar multitud de especies acuáticas rivalizando con el trinar de los pájaros. Yo, pletórico, inhalaba con fuerza el aire puro que rejuvenecía mis pulmones.
-Sí, hijo, sí, es extraño. Sobre todo, porque tú eras apenas un zagal cuando tuvo lugar la Gran Catástrofe...
Compartir: