CAST / GAL

Sin amanecer
Ricardo, 48, Valladolid

El tres de noviembre no salió el sol. El revuelo fue mayúsculo. Todavía de noche, a las once de la mañana, los medios de comunicación repetían explicaciones entre científicas y esotéricas con angustia creciente.
A las seis de la tarde, también de noche, la situación se agravó. El frío empezaba a estar fuera de lo normal y se preveía una catástrofe en un par de días si seguía sin amanecer. No había explicación y algunas figuras de poder habían desaparecido; se supone que estaban en determinados refugios subterráneos. No sé si lo estoy soñando o no.
Compartir: