CAST / GAL

TRES MINUTOS
CHARO, 86, A CORUÑA

Habíamos visto FROZEN. El centro comercial burbujeaba de críos. Claudia, delante del cartelón sonreía. Saqué el móvil y enfoqué, pero en la imagen apareció un chiquillo moreno. Miré alrededor: un océano de niños, sin ella. Empecé a sudar, mientras tiritaba y mis gafas se empañaban. Al fondo, la escalera mecánica y afuera la tarde invernal. La respiración se me hizo difícil. Temblando, bajé la escalera, recorrí la zona baja y subí. Ya no había niños. Solo ella, sentada sobre un cochecito de monedas.
- Te buscaba –dije, aparentando serenidad.
- Te esperaba –respondió confiada...
Tres minutos para descubrir la angustia.
Compartir: