CAST / GAL

Esclavo
Cris, 28, Segovia

Alarma a las seis, vaso de agua, veinte minutos de ejercicio y cinco minutos de meditación. Ducha, afeitado, doble nudo los zapatos. Jornada laboral en oficina, descanso para menú del día, vuelta a casa en autobús. Quince minutos de limpieza, diez páginas de un libro, el noticiario de las nueve e infusión de manzanilla con anís. Dormir y repetir. Cada día. Era tan fiel a sus hábitos como infeliz. Cuanto más fiel era a sus rutinas, menos lo era a la persona más importante de su vida: él mismo. Hasta que perdió el reloj, y decidió encontrarse.
Compartir: