CAST / GAL

MENOS MAL
Aimar, 14, Alba de Tormes

Salí a la calle para tirar la basura, siempre me tocaba a mí. El contenedor más cercano a mi casa estaba a unos cinco minutos.
Siempre me encontraba con alguien, un amigo, un
familiar... Pero ese día no. Me pareció muy
extraño.
Por fin llegué, ahora solo tocaba regresar. Cuando iba por la mitad del trayecto a casa unas personas que iban vestidas como si hubiese un virus mortal me pararon.
Empezaron a hablar por susurros entre ellos, parecían nerviosos.
Parecía como si hubiese hecho algo horrible.
De repente desperté. Menos mal que todo fue un
sueño.
Compartir: