CAST / GAL

El color de la literatura
Andrés Castillo, 54, Santiago de Compostela

La niña nunca abandonó la ruta de sus sueños. Se lo había hecho saber al libro de cuentos que le acompañaba desde hacía algunos años, era su deseo, entrar alguna vez al mundo que se esconde detrás del hastío. Le gustaba la pintura tanto como la literatura. Cada mañana pincelaba un nuevo trazo sobre el lienzo que habría de mostrarle el sendero. La obra estaba lista. Cuando se decidió a colocar la cerradura que le llevaría a su sueño, la puerta se abría desde dentro del cuadro, mientras un impaciente conejo disponía frente a su sonrisa un formidable espejo.
Compartir: