CAST / GAL

SUEÑOS MUERTOS
MORGANA228, 46, GIJON

Tras levantarlo de la cama, le trasladaron al hospital. Presentaba un extraño abombamiento en el lateral derecho del cráneo sin signos de violencia. Los médicos no encontraban explicación. Después de varias punciones, saltaron al suelo multitud de sueños dormidos, acumulados durante años en su cabeza. Algunos de ellos incompletos, otros olvidados. Sueños reveladores, inquietantes. También placenteros. Los que más, esperanzadores. La familia recibió las exequias junto con los sueños más entrañables. El funeral sería a las cinco de la tarde.
Compartir: