CAST / GAL

AGUA AZUL
CHARO, 86, A CORUÑA

El Perito Moreno nos había sobrecogido. Nada que ver con fotografías o filmaciones. El gran glaciar, inmenso desde los miradores. Silencioso hasta que un bloque de hielo se resquebrajaba con estruendo. Hablábamos en susurros, deslumbrados.
El Upsala fue la magia. Navegábamos rodeados de bloques de agua azul solidificada, algunos pequeños, abarcables, otros como montañas que se acercaban a saludarnos. El motor del barco era el único sonido, El cielo lucía menos azul que los témpanos que brillaban en la tarde llena de sol. Fueron varias horas en aquel barco, un instante en la vida, un recuerdo eterno.
Compartir: