CAST / GAL

Vida entre dos mundos
Llina, 32, A Coruña

Era Domingo y llovía. Quizás había pasado demasiado tiempo lloviendo. A él le encantaba sentarse junto a la ventana y ver esas pequeñas carreras que libraban las gotas. Podía pasarse absorto todo el día mientras el sonido del agua acallaba al de su mente, otorgándole algún atisbo de relajación mientras la realidad se difuminaba. Nadie le dijo que Galicia fuera fácil, pero allí, en aquella esquina del mundo logró comprender que los días grises son otra puerta más allá del muro del sueño.
Compartir: